Esta noche me mantienen despierto los deseos.

Deseos de poder tenerte a mi lado... De besarte despacio recorriendo tu cuerpo con mis labios.
Deseos de amarte como jamas te han amado que fueras descubriendo la pasion loca y desenfrenada que surge cuando se ama.

Deseos que despertaron de recuerdos de vivencias que fueron en aumento y se conviertieron en impaciencia.

Esta noche mis deseos se convirtieron en realidades... Las mas duras pero las mas ciertas.
No bastaban mis deseos, no bastaba mi amor que despertaban la mas sublime pasion.
Por mas que deseaba a mi lado tenerte no era suficiente para convertirlos en realidad y hacerte presente.

Entonces otros deseos vinieron a mi.

Deseos de no amarte, deseos de poder olvidarte.
Deseos de no recordarte... De ser valiente y seguir adelante y asi con fuerzas, poder olvidarte.
Deseos de poder abrir mi corazon de no pensar, de no sentirme culpable de decir basta, de decir adios a todo esto que me atormenta y se llama amor.

Deseos bañados de añoranzas de soledad, esa la cual conciente o inconcientemente, no permito llenar. Deseos de no hablar de ti, porque ya no te recuerde.
Deseos que queden atrapados en el tiempo los momentos y los bellos recuerdos.

Esos deseos de permitirle la entrada a quien llegue y ofrezca llenar mi alma.

Asi, me mantuve despierto entre recuerdos entre deseos entre mis ruegos.
Y entre mas rogaba sin darme cuenta mas te recordaba y mas te extrañaba.